Otra vez, septiembre

Y antes de que nadie
se diera cuenta, volvió
el otoño, tan seco. Y
tan mojado a la vez.

Volvieron los colores
de arenas,
volvieron las brisas
afiladas.
Y pasaron los días.
Intermitentes.
Volátiles.
Sumergidos en melancolía blanca.

Como segundos de un reloj,
las incontables horas
de los días de mi calendario.
¡Y nadie está esperando!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s