Luces

Mar de fondo,
espuma densa,
pesca de altura.
Rompe el viento
la blancura descosida
de un navío ennegrecido
por el paso del tiempo.

Ando en busca,
por esta playa de recuerdos,
de la marca de salida de la historia
un día corriente
de cualquier mes de abril.
Y camino sincera y
desconsoladamente
en el hipnotizado hilo
del puente colgante
de la verdadera eternidad.

Suspiros que se escapan
y vuelan desamparados
hasta un lugar más allá del mar.
Del amor.

Anuncios

Dieciséis

A veces los recuerdos
pesan más que el aire,
tanto como el tiempo mismo.
Que aprieta y ahoga,
que aplasta hasta el fondo,
e insensibiliza cualquiera de mis sentidos.
Ay ¿por qué vuelves?
Por qué vuelves así,
con lo que te echo de menos,
con lo que te quiero.
Ay Dios mío,
cuántos años y qué dolor más grande,
qué dolor más vivo.
Más mío.
No estuviera aquí
para consolarme
aquello que se ha ido y
volver a vivir
aunque sea en un suspiro.
¿Dónde estás? Vuelve, vuelve.

Ya sé que no estás,
ya sé que te has ido.