La explosión 

Mi única manera de vivir 

es vivir 

en una vida irreal. 

Con luces y sombras 

irreales, 

con imágenes 

irreales, 

con personas 

irreales, 

en un mundo irreal. 

Y vivo y muero también 

unas cien veces al día 

de una forma tan real 

como irreal, 

que al final resucito 

de entre mis cenizas 

irreales. 

Irreales como 

la maldita imaginación 

que las alimenta, 

que alimenta 

mis cenizas, 

mi mundo, 

mis vidas y mis muertes 

hasta que al final 

el universo al que pertenezco 

explota 

en una realidad 

tan dolorosa 

como que el día es día 

y que las horas pasan. 

(Y nadie viene). 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s