París no se acaba nunca, de Enrique Vila-Matas

París no se acaba nunca fue uno de esos libros que llegan por casualidad. Visité mi librería preferida buscando algo para leer. Tenía (y tengo) una lista larguísima pero no me apetecía leer ninguno de aquellos libros. Quería algo diferente. Algo que yo no escogería. Me paseé durante un buen rato entre las estanterías que no eran de novedades intentando encontrar algo. Buscando un libro que me llamase la atención. Finalmente me decidí por uno y fui a la caja a pagarlo. La encargada de la tienda puso una expresión amohinada cuando me vio con el libro. “No es muy bueno”, dijo. Y le conté mi necesidad por leer algo distinto, algo que no estuviera en mi lista. Me acompañó al pasillo donde durante tanto rato había estado esperando al destino y escogió París no se acaba nunca. “Estoy segura de que te gustará.” No era la primera vez que veía a esa chica, pero sí la primera que entablaba conversación con ella. ¿Cómo podía estar tan segura de que me gustaría? Definitivamente, aquella chica sabía hacer bien su trabajo. Me vendió un libro que cambió mi manera de ver la vida, la escritura como actividad del escritor, la juventud, el amor, y si acaso, me enamoró más de París.

Es el primer libro que subrayo y señalo con marcapáginas. Es uno de los pocos libros que me hacen reír de verdad. Se me pasó rapidísimo y vuelvo a él como el que vuelve a París buscando un poco de aire o de belleza sin más. Si mi lista de libros antes de leer París no se acaba nunca era larga, al terminarlo se había convertido en casi el doble.

dsc_0223

A medio camino entre la ficción y la autobiografía, pienso que París no se acaba nunca es una de esas historias que se adaptan al lector que la lee y a lo que busca. Está hecha para divertir, para enseñar, para escapar, para demostrar y mostrar la vida real del bohemio París y su imagen idealizada.

Recomiendo sinceramente su lectura.

“Dentro de veinte años, habrá que ir a París para buscar algo más eterno, darle así la razón a esa mujer del relato de Hemingway que decía que no era recomendable dejar esa ciudad. Me parece que ella, a pesar de su carácter liviano, supo intuir muy bien que París, a diferencia de las sentenciadas nieves del Kilimanjaro, será siempre inmortal, no se acabará nunca. Porque ¿verdad, señoras y señores, que París no se acabará nunca?” Enrique Vila-Maras, París no se acaba nunca, Barcelona: 2003

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “París no se acaba nunca, de Enrique Vila-Matas

  1. ¡Saludos! Colaboro en el blog de reseñas literarias Capítulo IV, y he pensado que podía interesarte. Hablamos de aquellos libros que más nos han apasionado, bien sea sobre clásicos, relatos, poesía, ensayo, teatro, etc. Publicamos reseña cada miércoles.

    Si te interesa, puedes encontrarnos en nuestro blog https://capitulocuarto.wordpress.com/ y a través de nuestras redes sociales.

    ¡Gracias por tu tiempo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s